Menú Principal
12 de septiembre de 2017

Gobernación entregó 300 kits escolares a estudiantes afectados por incendio de su colegio

El gobernador Humberto Toro busca también que alguna institución aporte el diseño arquitectónico para la construcción del nuevo colegio Cristo Redentor.

Este lunes volvieron a clases los 950 estudiantes del Colegio Cristo Redentor de Los Álamos, comunidad educativa particular subvencionada que hace una semana atrás debió enfrentar un violento incendio que destruyó gran parte de sus instalaciones y que significó una evacuación masiva de niños, jóvenes, profesores y funcionarios, quienes afortunadamente salvaron todos ilesos.

La magnitud de este siniestro obligó a suspender las clases la semana pasada, tiempo en el que se resolvió cómo volver a la normalidad del año escolar.

Afortunadamente, muchas voluntades confluyeron, y en este sentido el municipio dispuso de la antigua escuela de Antihuala, recinto que quedó desocupado gracias a la reposición del nuevo establecimiento educativo del sector, lo que en definitiva permitió que los niños de primero a octavo básico ahora cuenten con un lugar apropiado donde realizar sus aprendizajes.

En tanto, los estudiantes de Enseñanza Media del Cristo Redentor, también retornaron a clases, gracias a la disposición del Instituto de Educación Rural de Los Álamos donde, en dos jornadas diarias, los jóvenes podrán concluir ahora el año escolar.

De esta manera, la comunidad educativa afectada se pone de pie rápidamente y con mucho ánimo, mientras diversas instituciones acompañan al colegio en este proceso en el que el gobernador de Arauco ya realiza gestiones junto al director del establecimiento para conseguir el diseño arquitectónico del nuevo edificio mediante el aporte de alguna universidad, empresa o institución que se sume al desafío.

También, diversos servicios públicos están a disposición de este colegio, para así brindar el apoyo en materia de contención emocional, por ejemplo, o para entregar kits básicos de estudio a los niños que perdieron sus útiles debido a la rapidez con que debieron abandonar los estudiantes su colegio cuando estaba en llamas.